lunes, 17 de diciembre de 2012

Vestuario Wiccano








Los Colores de la Magia(k)
En este artículo no voy a hablar de la magia blanca o de la magia negra, sino de los colores de las ropas de los magi, wicce, warlocks, etc...

Lo primero, no es obligatorio oficiar desnudos (vestidos de cielo) como dicen algunas tradiciones, pero tampoco lo es oficiar con túnicas, porque si no estas cómodo al realizar un ritual tu mente no estará centrada en él y tendrá el mismo efecto que si no lo hubieras hecho, ¿comprendido? En estos días extraños (que poético, ¿no?) el uso de los pantalones vaqueros (también llamados "bluyins") del color que sean, mientras sean cómodos.

En lo que respecta a camisetas, camisas y dibujos en la ropa, propugno que sean cuanto más lisos mejor, y las ropas de tonos no estridentes, y si podéis trabajar descalzos, hacedlo (¡vivan las playas alejadas de ojos curiosos y sin cristales! sino, en el salón de tu casa). Sugiero también tejidos cuanto menos sintéticos mejor (los vaqueros son de algodón, ¿a que mola?).

Ahora vienen los colores: el blanco se ensucia, llama la atención y cuesta lavarlo, mejor tonos crema, grises pálidos si quieres, pero nada de blanco puro. El negro también puede ser correcto, y básicamente cualquier color no llamativo (brujos vestidos de "naranjito brillante" no).

Joyas, adornos, cuanto más nobles mejor, siempre con alguna conexión con el oficiante o con el rito, y NUNCA de plástico, pueden ser metálicos (da igual que sean de metal noble o no, aunque mejor si lo son), de piedra, de madera, de cristal, conchas, vidrios, lo que quieras, pero nunca jamás de plástico, el plástico es un material sintético absorbedor de vibraciones que puede actuar como un vampiro energético en un ritual.



 Esto es lo que la gente suele pensar cuando piensa en un coven wiccano: desnudos.


  Esto es lo que uno se suele encontrar: gente tapada del cuello a los tobillos.




De las Ligas de las Brujas
"Cuando un conventículo haya sufrido dos escisiones la Suma Sacerdotisa del conventículo tiene derecho a añadir una segunda hebilla en su liga y será llamada Reina de las Brujas". Esto es lo que dice la tradición Wicca. Actualmente es raro el Coven que sufre una escisión, por no decir ya dos (con escisión me refiero aquí a la marcha de parte de sus miembros para fundar otros Coven), lo que deja este punto en el aire.

En algunas tradiciones la que se consigue es el derecho a llevar la liga roja, y en otras es de cuero verde bordeada con seda azul. Las hebillas de plata representan el número de escisiones, por lo que se van añadiendo más a medida que ocurren.

La liga de las brujas se remonta a tiempos medievales, como un posible resto de la tradición de las sacerdotisas de la antigüedad de llevar la daga sacrificial en una liga atada a la pierna, bajo las vestiduras. Dado que sólo la líder del culto realizaría el sacrificio de los animales sería una marca de rango. Cabe indicar que en muchas ocasiones tal liga no será sino una cuerda atada a la pierna con el mismo cometido (además en este caso se podría usar como "cordón mágico" para realizar ritos de "atadura" o similares que requirieran el uso del cordón.

La liga ha perdido actualmente importancia en el vestuario de los brujos, siendo sustituida en su función por cinturones con fundas para los Athames, aunque en algunos casos aun se considera como símbolo de rango.

Considero la liga de las brujas como una interesante adicción a  cualquier vestuario ritual (incluyendo en el caso de ir "vestidos de cielo", es más, en este caso sería casi obligatorio, pues recuperaría su sentido de lugar donde guardar el Athame), aunque pudiendo ir colocada en un brazo incluso, de esta manera y en este sentido aparece también como imagen de los brazaletes llevados por las sacerdotisas en el Antiguo Egipto.

Revisa tus libros de Historia sobre la Vieja Inglaterra y los Caballeros de la Jarretera Roja (o la Muy Noble Orden de la Jarretera Roja, como se la conoce en Inglaterra). Creo que encontrarás esta información extremadamente reveladora.

Disfraces y Pintura Corporal
El uso de disfraces de animales y de pintura corporal ya aparece claramente en al chamanismo, y está también reflejado en los libros de Margaret Murray ("El Dios de los Brujos", "El Culto de la Brujería en Europa Occidental").

La pintura corporal data de los tiempos más antiguos (los pictos, por ejemplo, ya usaban de ella, así como culturas anteriores de la época prehistórica). Sirve para representar realidades más allá de la presente, una conexión mística con los espíritus, así como una forman la antigüedad de dificultar el reconocimiento de los participantes del aquelarre.

Los disfraces cumplen la misma función, añadiéndose además la identificación con el animal, o incluso con las representaciones de la deidad (especialmente del Dios Astado). Los amerindios poseen una rica tradición en este sentido, sirva de referencia la utilización de tocados con cuernos de bisonte (búfalo), las pieles de lobo y el uso de las cabezas del mismo animal como tocado o máscara.
El uso de "disfraces" en ceremonias Wicca no ha de ser denostado, sino estudiado y valorado, aun teniendo en cuenta que el uso primitivo dado en la Edad Media a estos artificios era principalmente el ya citado el de dificultar la identificación de los participantes del aquelarre.

Muchas de las declaraciones de fiestas con demonios aparecidas en juicios de brujería no son sino referencias a fiestas carnavalescas, romerías y celebraciones donde los sujetos acudían disfrazados de esta guisa. Sirva de ejemplo que se citan en algunos de los procesos casos de mujeres que declaraban haber yacido durante años con un determinado demonio en los aquelarres, comenzando estas prácticas cuando niñas y que el demonio crecía con el paso del tiempo (realmente este demonio no era sino otro fiel disfrazado, y así sucedía con todos los participantes).

Los dibujos a realizar en el caso de la pintura corporal deberían ser adecuados al rito que se va a realizar, tanto lo que se quiera dibujar como el color (o colores) en que se realicen, aunque en esto puede haber excepciones. Los más ritualistas o familiarizados con los textos de tipo hermético preferirán símbolos mágicos en color negro, rojo o azul, mientras que los que sigan una senda más "céltica" usarán dibujos de flores aromáticas, lunas plateadas, soles dorados y ramas verdes.

Los símbolos comunes, a parte de los ya mencionados, son runas diversas, los símbolos del dios y de la diosa, trisquelions, figuras en espiral, estrellas de cinco puntas, inscritas o no, cruces celtas y egipcias y otros similares.

Las Ropas Originales
Considero como una novedad aceptable y con posibilidades de extenderse en el Arte la utilización de ropas de tipo "pareo" como vestimenta en los aquelarres. Estas vestiduras unen el precepto de la "vestimenta del cielo" (ya que sería lo único que se llevaría) con el respeto al pudor que pudiera existir, aunque estando limitados a los días más benévolos climáticamente.

La posibilidad de poseer varios de diversos colores en virtud de la celebración o rito a realizar, el hecho de su liviandad, esto es, su ligereza y el poco espacio que ocupan en el ropero, junto con los factores antedichos no hacen sino reafirmarme en la utilidad de tales prendas (los pareos) en la Wicca.