martes, 14 de mayo de 2013

Preparación para un Trabajo Mágico: El Tarot


Diario de un Brujo: Preparación para un Trabajo Mágico

Lectura de Cartas

http://lh3.ggpht.com/_m6qjZjycSw4/TKN1yS2qlRI/AAAAAAAABPE/FPrzEaakzXc/Aleister%20Crowley%20Thoth%20Tarot.png

Aquí estoy, otra vez enfundado en mis atuendos mágicos virtuales que me convierten en "Frater Kell", como algunos caotas de ciertos foros gustan en llamarme.

Hace ya un tiempo que no hago una lectura de cartas, y el viernes he de hacer una. Me he comprometido.Tal vez fuera por su mirada, o su voz, tal vez porque lo consideré en su momento como una "buena idea" (y no, no penséis que lo hago como "técnica para ligar", no funcionaría, no puedes leer el futuro con alquien con quien estés implicado emocionalmente, eso invalida la interpretación que hagas de la tirada).

Fue el viernes, en uno de eso lugares de esparcimiento nocturno, un pub, con más fama por sus precios que por su decoración. Uno de esos locales donde lo más interesante que hay es la fauna humana, gente de esa que parece una cosa y que luego si hablas con ellos ves que debajo hay una mayor profundidad de lo que nadie imaginaría.

Y no, repito, no es una "técnica de seducción", llevabamos ya más de media hora hablando sobre todo tipo de temas su pareja ella y yo antes de que lanzara el reto de hacerle una lectura de tarot. Tal vez los combinados de licor café y crema de orujo tuvieron algo que ver, aunque no lo creo, no tome los suficientes como para perder la cabeza.

Tal vez sea solo que ahora me invade esa inseguridad que posee la gente cuando lleva tiempo sin subirse en una bicicleta, el miedo a caer. Y no penséis que soy un "mercenario" del tarot, nunca cobro por mis lecturas (tampoco rechazo lo que quieran darme, pero no pongo precios ni exijo anda a cambio de la lectura).

Al final lo haré, después de todo me he comprometido, y eso es mucho.

Solo pido a la Diosa y al Dios que me ayuden, que me guíen en este Trabajo Mágico.

Tal vez, sea una señal para que vuelva a ello, tras tanto tiempo sin tocar los naipes. Sea como sea, que se haga la voluntad de los Dioses.