viernes, 16 de octubre de 2015

El Complejo I.A.N.U.S.


El Complejo I.A.N.U.S.


Año 2015, Complejo I.A.N.U.S.

Bienvenido al Complejo I.A.N.U.S, la primera máquina del tiempo completamente funcional que la humanidad ha logrado construir. Por supuesto I.A.N.U.S es un acrónimo, el nombre oficial es Instituto Avanzado de Neutralización y Ubicación Sincrónica, creo que lo eligieron a propósito para que saliera como acrónimo el nombre de un dios, este tipo de proyectos (en realidad cualquier proyecto) tiene más posibilidades de recibir una subvención si lleva el nombre de una deidad de la antigüedad en el encabezamiento de la solicitud.

Ianus es el nombre en latín, un antiguo idioma del sur de la Europa continental, de Jano, un dios de las puertas, un nombre bastante adecuado, teniendo en cuenta que lo que hacemos es abrir puertas, metafóricamente hablando, a otros momentos, y cuando hablo de momentos me refiero a momentos espaciotemporales. Sí, me refiero a viajes en el tiempo.

¿Cómo funciona el viaje temporal? El ordenador central de I.A.N.U.S., al que hemos apodado cariñosamente Jano, actúa como interface entre los técnicos humanos y toda la red de ordenadores que forman el complejo, y es esta red la encargada de realizar los cálculos necesarios para perforar el espacio-tiempo gracias a un dispositivo llamado Sonda Temporal, una especie de ondícula que se fija en un momento y lugar determinado gracias a los datos facilitados por nuestros técnicos a los ordenadores. Un vez fijado el lugar los ordenadores trazan la "ruta temporal" y realizan el transporte.

Cada viaje requiere una gran cantidad de datos sobre el tiempo y lugar de destino, a fin de que el sistema pueda calcular todas las variables posibles y fijar el lugar y tiempo exacto de destino. Ésto limita muchísimo el abanico de posibilidades para los viajes, antes de nada, sólo se puede viajar hacia atrás, ya que no se poseen datos del futuro (salvo que un viajero del futuro vaya al complejo y los facilite). Estos datos son conocidos como Datos del Momento Temporal o DMT.

Al contrario de lo que se pueda pensar los DMT van más allá de un lugar y una fecha normales, incluyendo cosas como una descripción del entorno del destino, posición de las personas y cosas que allí se encuentran (no vayamos a materializar al viajero dentro de un objeto, una planta, un animal o una persona), datos astronómicos del planeta (debemos tener en cuenta el hecho de la rotación del planeta alrededor del sol, así como la translación del sistema solar por la galaxia y de ésta por el espacio) e incluso datos sobre el clima. No es infrecuente que las pantallas muestren el mensaje Datos Insuficientes o peor aún Datos No Coincidentes.

El primer mensaje Datos Insuficientes implica que hay más variables que las que se han introducido, y el sistema no permite enviar  nadie, aun así se puede enviar una Sonda Temporal (un dispositivo desechable y biodegradable) para que recoja todos los datos del lugar y los envié de vuelta para complementar la información necesaria para enviar un crononauta.

El segundo mensaje, Datos No Coincidentes, indica un problema mucho mayor, los datos introducidos no se corresponden con la realidad, por lo que no se puede fijar el punto de destino. Eso hace casi imposible los viajes más allá de determinada época. A decir verdad las antiguas imágenes de televisión nos han ayudado mucho a fijar puntos de destino. Claro siempre podríamos ir probando parámetros uno a uno hasta dar con el correcto, pero teniendo en cuenta el tiempo se tardan en introducir los datos en los ordenadores, y que los datos erróneos tienden a bloquear el sistema siendo necesario reiniciarlo todo (una tarea que lleva sus buenas diez o doce horas), podríamos tener el complejo paralizado durante cuarenta años y ni aun así lograr los DMT de un momento concreto.
Últimamente hemos estado trabajando en un nuevo método para recoger los DMT. Lo ideal es poseer una fotografía o una película del lugar+tiempo, pero eso no siempre es posible, por ello ya hemos realizado misiones de recopilación de datos, consistentes en el envío de Satélites Espaciales Temporales, o SET, versiones más avanzadas de las Sondas Temporales al pasado con el fin de realizar fotografías y grabaciones de épocas pasadas y crear así una biblioteca de Datos de los Momentos de Tiempo para posteriores viajes, aunque es un proyecto que aún estamos empezando y tardará años en crono-cartografiarse toda la historia (y prehistoria) planetaria.

¿Enviar los satélites al futuro? ¿Está usted loco? Ni siquiera los enviamos sobre ningún sitio donde ya existieran telescopios, enviarlos al futuro podría ser una catástrofe, con todos esos otros satélites orbitando el planeta, ya es difícil que no choquen en la reentrada temporal y eso que conocemos donde están los satélites actuales y sus orbitas, como para lanzarlos a vaya usted saber que órbita poblada por otros artefactos, satélites espías, de comunicaciones, meteorológicos.. quite, quite, mejor no tomar riesgos innecesarios.
Viajar por el tiempo no es tampoco igual que pasear por la calle, los crononautas están sujetos al latigazo temporal, un mareo o nausea que sufre quien viaja por el tiempo al cambiar su posición espacio temporal. Este mareo puede durar entre unos segundos hasta media hora, siendo más grave y su duración más prolongada cuanto mayor es la desviación entre el punto de salida y el de destino.

¿Cambiar la historia, pregunta usted? bueno hay dos motivos, entre otros muchos, que nos llevan a no hacerlo, el primero es el desconocimiento de cómo se van a desarrollar las cosas a partir del hecho que modifiquemos, matar a un conocido asesino, o a un dictador podría derivar en que fuera substituido por otro más efectivo, y que sus crímenes contra la humanidad fueran mayores. El otro motivo es la inercia temporal, nuestros expertos han advertido que los flujos temporales tienden a autocorregirse. Le pondré un ejemplo, hicimos la prueba con un individuo sin importancia para la historia, sabíamos, por los medios de comunicación de la época, que fallecería en un accidente en el que estaba implicado un transporte terrestre, creo que los denominaban automóviles, uno de nuestros crononautas acudió a su domicilio antes de que saliera de su domicilio y lo encerró dentro, bloqueando el dispositivo de apertura de la puerta... el individuo falleció en su casa el mismo día que debería haber fallecido, le cayó en la cabeza una estantería... en la que tenía una colección de automóviles en miniatura... no le digo más.

Yo no creo que la inercia temporal sea algo negativo, imagínese usted que otro estado poseyera esta misma tecnología, que los chinos la tuvieran, es la inercia temporal la que nos permite estar a salvo de los cambios en la historia. Piense en lo que tenemos, nadie puede predecir cómo podría cambiar la historia... es mejor ver, oír y callar.

*-*-*