lunes, 13 de abril de 2015

Regresiones y Vidas Pasadas


Las "normas" de la regresión


Meditante: dícese de quien realiza una meditación.

Una regresión (ante todo hay que definir la palabra) es una meditación especial, por medio de la cual el meditante retrotrae sus recuerdos en el tiempo de tal modo que pasa a recordar (en ocasiones hasta a revivir) "otras vidas", mal llamadas por algunos "vidas pasadas".

Y digo mal llamadas "vidas pasadas" porque mejor sería denominarlas "vidas de tiempos pasados", ya que realmente la muerte, el "momento de la muerte" ese ínterin el alma entre una vida que ha acabado y otra que aun no ha empezado, no tiene tiempo, el alma está, según los sabios, "en un tiempo que no es un tiempo y en un lugar que no es un lugar".

De tal modo carece la muerte de "espacio temporal" que un alma puede reencarnarse en cualquier tiempo, anterior o posterior, pasado o futuro, con respecto a la vida que ha acabado. Y entonces parece la pregunta ¿por qué no podemos "recordar vidas futuras"?

Bueno, no es que no se pueda (seguramente habrá alguien que sí pueda, pero seguramente no puede entender lo que ve en esa regresión) sino que existe un mecanismo de seguridad que bloquea el acceso a aquellas vidas que no estamos preparados para asimilar.

Y éste "mecanismo" funciona no sólo sobre las vidas de "tiempos futuros", sino también sobre aquellas que han tenido (figuradamente en pasado) lugar en "otros mundos", otros planetas, bajo otras formas no humanas, no terrestres, vidas cuyo conocimiento, de poder acceder a su recuerdo, de no existir ese "mecanismo de seguridad", podría llevar al meditante a la locura.

Con todo, no es que "este prohibido" o "bloqueado" el acceso a esas "vidas extrañas" sino que lo estará mientras no seamos capaces de asimilar esos recuerdos, de la misma manera que un trauma bloquea los recuerdos de la mente para mantenerla a salvo, cuerda, impidiendo recordar cosas que podrían dañarla.

Otro punto importante a tener en cuenta en las regresiones es no realizarlas nunca solo, siempre debe haber alguien despierto, atento a ayudarte a salir del trance en caso de que lo recuerdos se vuelvan "peligrosos" o que o puedas "volver" por ti mismo a tu realidad.

Y sobre todo, recuerda, lector, que Cleopatra sólo ha habido una, y Rasputín sólo ha habido uno, como sólo ha habido un Julio Cesar y un Marco Antonio... desconfía de las vidas donde seas alguien famoso, alguien conocido, alguna figura histórica. No digo que no pueda ser, pero, tal vez, tus visiones de regresión estén contaminadas por tus deseos, por el libro que has leído o por la película de Charlton Heston que has visto la noche anterior.