viernes, 3 de julio de 2009

A la Pasión Ciega


La muerte anda por las calles

La muerte anda por las calles
Tiene cuerpo de mujer
Si no andas con cuidado
Amigo te puedes perder
No es sueño eterno
Sino el eterno dolor
Es la que mata la cordura
La cordura y la razón
 Poetas desdichados le llaman amor
Tras sentir ellos mismos
Su puñal en el corazón
No hagas caso, no la sigas
 Ni morena, ni rubia, ni pelirroja
Pues mata el espíritu
Hasta de un joven Barbarroja
La mirada clava en su víctima
 Y se balanza sobre ella
Da igual si es de cerca
O de la antigua Pompeya
Con la primavera salen
De sus guaridas los leones
Y ella se exibe
En todos los balcones
Es la pasión, la locura
La juventud o la luna
La musa de los poetas...
Nada más diré de ella
Horrible sentimiento eres
Ni la patria tiró tanto
De los jóvenes otras veces
Pero aunque tengas a miles
Para tu hambre saciar
Muchos de esos miles
Pronto se han de retirar
Pues una vez engañas
Pero cuando tocas hueso
Al retirarse la aguja
Que ha causado el gran dolor
Ya los heridos recobran
Por siempre la razón
No volverán a caer
En tus manos de dolor
Pues entonces buscarán
No la fácil, la verdadera
No siguiendo a la Lujuria
Sino siguiendo a Eros.