viernes, 16 de diciembre de 2016

De las traducciones de poesías


Análisis de las traducciones poéticas y consejos al respecto

No, esto no es una reseña de un libro, pero es algo íntimamente relacionado con ellos (por eso tiene esa etiqueta).

Se suele decir que el traductor, para bien ser, ha de ser nativo de la lengua a la que la obra va a traducirse, y estoy de acuerdo con ello, pero no solamente ese es un requisito, sino además el conocer los temas de los que se habla en la obra. Y esto es así en prosa, porque en poesía además se requiere un "algo más".

Hay entre los traductores (y lectores) de poesía extranjera dos grupos, los que prefieren que el texto del poema original al final de la traducción siga teniendo la forma de poema, y los que prefieren mantener el mensaje, el contenido, lo más cercano posible al original aunque eso signifique acabar con la rima. Y yo pertenezco al segundo grupo.

Mis experiencias con obras poéticas traducidas han sido variadas, pero recuerdo especialmente dos libros, una traducción de las obras de Yeats en formato bilingüe (editorial Alianza, traductor: Enrique Caracciolo Trejo) y otro, también en el mismo formato de "Los Hongos de Yuggoth" de Lovecraft (Ed. Valdemar, colección Club Diógenes, traductores: Juan Antonio Santos y Sonia Tribaldos), estas dos obras serán usadas para poner diversos ejemplos en este artículo.

 La ediciones bilingües son esas en las que en una página tienes el texto en el idioma original y en la siguiente el texto traducido. Estas ediciones permiten ver con gran facilidad las decisiones que los traductores tomaron al realizar su trabajo y los fallos por ellos cometidos.

Hay un dicho en italiano "traduttore traditore", que significa literalmente "traductor traidor", ya que la traducción lleva a tomar ciertas decisiones ya que no todas las palabras tienen una traducción exacta en el idioma al que se va a traducir, lo que lleva a algunos traductores a añadir ciertas palabras que no están en el original. 

Clavar traducciones 
Denomino "clavar traducciones" al hecho de fijar con la traducción uno de los múltiples significados que puede tener una palabra o frase.

Veamos un ejemplo de lo dicho en el poema de Yeats "The Magi", que Caracciolo traduce, así de primeras como "Los Reyes Magos". Aquí ha añadido "Reyes" al título, al identificarlos correctamente con los magos de oriente, pero el problema viene porque Caracciolo desconoce o ignora el hecho de que Yeats era miembro de la sociedad esotérica de la Golden Dawn y que existe en muchos, por no decir todos sus poemas, una segunda, al clavar con la traducción la interpretación de Magi=Reyes Magos, deje fuera otras posibles como que simplemente se refiera a magos, o a sacerdotes paganos ya que ese era el significado original del termino "magi". Un nota al pie habría solucionado todo el problema.

Alergia a las notas de traducción
Parece que hay entre los traductores una enorme alergia a incluir notas aclaratorias, como si por el hecho de poner "esto también se puede traducir como esto otro" estuvieran haciéndose de menos a ellos mismos y a su trabajo. yo por el contrario veo esto como un reconocimiento de los múltiples niveles de lenguaje y significado que puede tener una obra.

Aunque en defensa de los traductores diré que desconozco si no las ponen por ignorancia de los significados alternativos, por el sentimiento indicado en el párrafo anterior o por presión de la editorial. 

No se traduce lo que no necesita traducción
En ocasiones me he encontrado con un "exceso de traducción", buscando formas de traducir cosas que no eran necesarias, por ejemplo, en "El Valle del Cerdo Negro", de Yeats, el señor Caracciolo traduce "cromlech" por "dolmen", que viene a ser como traducir "car" (coche) por "motocicleta", porque un crómlech (que existe en el diccionario de la RAE) es un "monumento megalítico consistente en una serie de piedras o menhires que cercan un corto espacio de terreno llano y de forma elíptica o circular". Y un dolmen es una "tumba megalítica" de forma y función completamente diferente, se parecen en que están ambos hechos de piedras grandes (megalitos), y ya. El señor traductor en un intento de buscar algo que sonara "más español" se cargó totalmente el significado del poema (lo curioso es que en otro poema del mismo libro, con el mismo traductor, va y traduce "cromlech" por "circulo de piedras", así, como de recochineo)

¿Por qué?
¿Por qué se hace esto (porque este ejemplo no es único)? La respuesta que suelen dar estos "criminales de la literatura" es "para mantener la rima".... ¿pero qué rima? si al final consigues con esos atentados al texto original que la traducción rime, no rimará ni de la misma manera ni en la misma forma que el texto original, la rima ya la pierdes con el mero hecho de traducir, lo que se hace es construir una nueva rima mutilando el contenido.

Y a veces ni siquiera se consigue una rima, sino un ritmo (la rima depende mayoritariamente de las terminaciones de cada verso, el ritmo de las sílabas tónicas y átonas, de los puntos y comas y de su colocación). A costa, como ya he dicho, de mutilar el mensaje. En cambio el otro libro mencionado como ejemplo, "Hongos de Yuggoth", es una maravilla de traducción casi literal, con un numero mínimo de licencias de los traductores, y si no rima, pues no rima, que para ver la rima ya tienes el texto original en la otra página (recordemos, edición bilingüe).

Interludio: Si alguien quiere regalarme algún libro de poemas, una edición bilingüe de "Hojas de Hierba" de W.W. sería bien recibida. Fin del interludio

¿Alguien me puede explicar porqué algunos traductores cambian el orden de los versos?
De verdad que no lo entiendo, si el poema dice:

Where dips the rocky highland
Of Sleugh Wood in the lake (...)

¿Porqué se traduce como (trad. Caracciolo)?:

Donde las rocosas colinas de Sleugh Wood
se hunden en el lago (...)

Y no me vengas a decir que es por la rima, porque la métrica se la ha cargado uniendo y separando frases como le ha dado la gana. ¿No sería mejor decir otra cosa? como...

Donde se hunden las colinas rocosas
de Sleugh Wood en el lago (...)

Porque además, no se si el mentecato que hizo esta traducción lo sabe (y si no le gusta que le llame eso que venga y me denuncie), pero el orden de adjetivos y verbos cambia del inglés al castellano... aunque imagino que la mayoría de los que leen esto esa norma ya la conocen, ya sabéis "coche azul / blue car". Así que ya sabéis huid de las traducciones del señor Caracciolo.

Traducciones no realizadas del original
Hay libros que se han traducido de un idioma intermedio, normalmente del inglés o del francés, y que sus originales están en lenguas tales como el ruso, el islandés o cualquier otro. En este caso, os aconsejo buscar siempre la traducción desde la lengua original. Por ejemplo, recientemente se ha publicado en castellano la traducción de Beowulf realizada por JRR Tolkien. Mi recomendación es que no la compréis, o al menos, no la compréis sola, sino con la traducción de Luis Lerate. La traducción de Tolkien trae al inglés moderno el poema desde el inglés antiguo en el que estaba escrito originalmente, y luego desde el inglés moderno se ha traducido al castellano. La de Lerate es una traducción directa desde el inglés antiguo al castellano, sin pasos intermedios.

Mi experiencia traduciendo
No soy traductor profesional, y las traducciones que he realizado lo he hecho para "autoconsumo", y han sido mayormente textos de Crowley, como por ejemplo el poema "Leah Sublime" que podéis encontrar en el blog o el aun no publicado en castellano libro de poemas "Nubes Sin Agua", también de Crowley.

Al realizar estas traducciones, y otras, me encontré, en el caso concreto de "NSA" con segundas y terceras interpretaciones de carácter esotérico y/o mitológico, algo que un desconocedor de la persona del autor, trayectoria vital y obras pasaría seguramente por alto. Baste decir que había poemas en que pasé más tiempo escribiendo las notas de traducción con las segundas y terceras interpretaciones que realizando la traducción en sí misma.