lunes, 13 de junio de 2016

Un puñado de magia(k) más...


Setas, resinas y otras hierbas...


De igual manera a lo ya expresado en mi entrada sobre Wicca y Espíritus, mi opinión sobre el uso de "complementos" a la hora de realizar viajes, proyecciones, paseos astrales, meditaciones... es NO LO HAGAS. Y no es sin motivos, varios de  hecho, que dejo a continuación:

-Las substancias que inducen "estados alterados de conciencia" que no podemos alcanzar sin su ayuda al hacerlo nos ponen en una situación para la que no estamos realmente preparados (de estarlo, podríamos alcanzarlo sin su uso).

-Uno de sus mayores problemas es la dosificación correcta, esto es, ser capaz de usar la dosis adecuada para inducir el estado concreto, sin pasarse, durante el tiempo necesario. Desgraciadamente eso es imposible, pues ni siquiera extrayendo el principio activo en un laboratorio y midiéndolo exactamente podríamos predecir ni el grado ni la duración de sus efectos, ya que en ello entran cuestiones como el estado de ánimo, la complexión  de cada persona, y otros factores difíciles de cuantificar, y más con una planta sometida a cambios según la estación en la que se recolecta, la química del terreno donde crece, la humedad ambiental...

-Someternos a substancias, sean estas extraídas de la naturaleza o análogos de laboratorio (no me gusta el término "químico", todo es químico, todo esta compuesto por partes, y la química no es sino "la ciencia que estudia la composición y las propiedades de la materia y de las transformaciones que esta experimenta sin que se alteren los elementos que la forman") nos impide el uso de "medidas de protección", en un trance inducido químicamente saldrás del trance no cuando quieras, sino cuando los efectos de la substancia que te has tomado se pasen.