martes, 21 de julio de 2015

Poemas en evolución 2



 
¡Sal de mi mente!



Cuando al fin te encontré,
Tras tanto tiempo buscándote, descubrí
Que era mejor cuando eras un sueño
Te quiero, pero me rechazaste, nena
Y ahora debo esforzarme para olvidarte.

Nunca te paraste a escuchar, nena
Ni te molestaste en mirar en mi interior
Despreciaste todo aquello que te ofrecí
Mi ayuda, mi amor eterno, la luna y el sol…
Pero al final arderás en fuego eterno
Consumida por las llamas de tu orgullo
Ojalá pueda estar allí para verlo, sí!
Verte sufrir como yo ahora estoy sufriendo.

¡Sal de mi mente!
¡Sal de mi mente!

Vuelve a la nada de la que saliste,
Pensé que había encontrado un sueño, pero al final
El sueño se convirtió en pesadilla

Me dijiste palabras amables
Me prometiste que me llamarías
Y luego me das largas como a un perro
¿Por qué me hablas sino podemos estar juntos?

Nunca te paraste a escuchar, nena
Ni te molestaste en mirar en mi interior
Despreciaste todo aquello que te ofrecí
Mi ayuda, mi amor eterno, la luna y el sol…
Pero al final arderás en fuego eterno
Consumida por las llamas de tu orgullo
Ojalá pueda estar allí para verlo, sí!
Verte sufrir como yo ahora estoy sufriendo.

¡Sal de mi mente!
¡Sal de mi mente!

Soy como un zombi de corazón muerto
Quiero mostrarte los secretos
Del dolor que me quema por dentro.
Sé que algún día lamentarás haberme rechazado

No doy segundas oportunidades, ¿no lo sabes?
Tampoco olvido nunca las ofensas, ¿no me crees?
Sólo me queda verte caer, esperaré,
Ahora que mi corazón está muerto, (tú lo mataste).

Nunca te paraste a escuchar, nena
Ni te molestaste en mirar en mi interior
Despreciaste todo aquello que te ofrecí
Mi ayuda, mi amor eterno, la luna y el sol…
Pero al final arderás en fuego eterno
Consumida por las llamas de tu orgullo
Ojalá pueda estar allí para verlo, sí!
Verte sufrir como yo ahora estoy sufriendo.

¡Sal de mi mente!
¡Sal de mi mente!