miércoles, 29 de julio de 2015

El Chocolate del Moro y las Pizzas Medievales


No, no hablo de drogas... sino de:

La Oferta Culinaria
en las
Ferias Medievales
(o en general, en cualquier feria temática ambientada antes de 1500 d.C)


No sé cómo será en vuestra localidad, pero aquí, y en las limítrofes que conozco, los puestos de "artesanía medieval" (o "romana", o lo que sea) se instalan formando una especie de parapeto que hay que atravesar para llegar a los puestos de comida.

Una vez superados la "primera empalizada" los puestos de telas, juguetes de madera (pintados con medievales pinturas acrílicas de vivo colores), puntas de cuarzo y demás "piedras de sanación", aparece la "segunda empalizada", donde las cosas ya cuestan un dinero, artesanía de cuero, y las armerías...

Las armerías, con sus "medievales" espadas élficas y machetes orcos expuestos junto a armas blancas asiáticas, y entre ellas, orgullosa, en el centro del puesto, la eneagésima réplica de la espada de Conan El Bárbaro, incluso hay veces que puedes encontrar entre las armerías puestos donde te venden capuchas de cota de malla, o incluso los que no venden nada!!!! sino que son un muestrario usado para coger pedidos de cotas de malla y armaduras de cuero completas que te costarán una pasta...

Pero me estoy desviando, superada la "segunda empalizada" de puestos llegamos a los puestos de "comida para comer en casa", es decir, botes de mermelada de múltiples sabores y colores, miel de más plantas que días tiene la semana, y pan de pueblo (de un pueblo, o de varios, el que tiene fama aquí son los de Carral y Cea). Estamos ya cerca de nuestro objetivo, y vemos ya empezamos al ver al enemigo oculto entre el pan, esos bollos de harina de maíz...

Vamos buscando algo de comida caliente, así que pasamos al lado del camión/puesto de los embutidos y ¿que no encontramos?

Una especie de tetería moruna donde a demás del té sirven chocolate, otro puesto con unas bastante poco medievales pizzas con tomate, queso y poco más. Más allá hay un puesto de perritos calientes (a veces tiene el detalle de cambiar la salchicha de plástico por una de carnicería de toda la vida) con ketchup (otra vez tomate, el ketchup fue creado por Heinz, el de las salsas que llevan su nombre, en 1876) y/o mahonesa (la referencia más antigua a ella es de 1750), por su puesto todo acompañado con refrescos de cola (el más antiguo es del SXVIII).

Pero no todo está perdido, algunos puestos se limitan a los "choripanes" (bollito de pan relleno de chorizo), a los chorizos criollos (con salsas de ajo, aceite y perejil) y las cervezas (que ya existían en tiempos de los egipcios).

No voy a meterme con aquellos puestos, como los kebabs o las hamburguesas (sobre todo porque Apicio menciona un plato similar en su De Re Coquinaria, pero sin tomate ni lechuga), que sirven una comida que puede ser creada con los ingredientes disponibles en la Europa Medieval (o en la época que sea la feria), siempre que se limiten a ellos y no anden poniendo tomate por todos lados!!!!!

El chocolate, el tomate, los pimientos (de todo tipo), el maíz y las patatas fueron introducidos en Europa después del descubrimiento de América por Colón, así que no tienen nada que hacer en una feria histórica ambientada antes de 1493 (salvo que creas las teorías conspiratorias de los templarios en América y las mazorcas de la capilla de Rosslyng, pero la piedra no se come)...