lunes, 1 de octubre de 2012

Un nuevo Avatar de Nyarlathotep (o no)




El Portador del Dolor, el Rey-Lágrima

(Avatar de Nyarlathotep… Teorizando):

De unos tres metros de alto vestido con una especie de túnica hecha a partes iguales de harapos y cadenas, todo su cuerpos esta formado por negros huesos que encajan en una forma vagamente humanoide con un rostro similar a la amalgama de un cráneo de equino con uno de caprino, portando en la frente descarnada un par de cuernos vestigiales negros como todo él.

Su columna vertebral doble tiene las vértebras dispuestas en paralelo formando dos filas que encajan en la parte inferior del cráneo. Sus dedos acaban en falanges tubulares capaces de desgarrar con facilidad los materiales más resistentes. Del fondo se sus cuencas oculares surgen en ocasiones destellos de luz, que contrastan con la oscuridad y negrura del resto de su forma visible, la cual parece tragarse la luz procedente de fuentes de iluminación externas a él mismo.

Su hablar es entrecortado, y lento, fragmentando las palabras y uniéndolas a su antojo, su voz penetra en la mente, no oyéndose con los oídos, sino como surgiendo de lo más profundo del cerebro de quien los contempla, posee la capacidad de penetrar en nuestros recuerdos y crear visualizaciones de lo que uno más teme.

Su derrota en un tiempo pasado fue solo temporal, pues en el momento último del enfrentamiento giró sobre el espacio n-dimensional proyectándose en el tiempo donde la forma de El Portador del Dolor, Rey-Lágrima, aguarda volver a ser convocado...

Ilustración: El Rey de Lágrimas contra Maitreya

(Este avatar de Nyarlathotep esta basado en uno de los Archones que aparecen en la obra de Grant Morrison: Los Invisibles...)