sábado, 19 de mayo de 2007

Somos lo que comemos (De Alimentum)


Ensayo sobre la comida

Somos lo que comemos (De Alimentum)

¿Realmente lo somos?, ¿Se hace mejor una persona por no comer carne? No lo creo. La privación de alimentos, o la restricción del consumo de alguno de ellos se deriva más una cuestión moral y filosófica que una teoría científica comprobada. Los vegetarianos también pueden ser asesinos, señoras y señores. Y una persona que solo como verduras no acaba realizando la fotosíntesis.

¿Comemos comida basura porque somos basura, o somos basura porque comemos comida basura?

Comemos lo que nos gusta, lo que cuando somos pequeños nos prohíben, es el acto de rebeldía lo que nos lleva a esos caminos. Una persona queda marcada cuando su conducta es completamente diferente a la del resto... Tal vez ese sea el motivo que explicaría porque la mayor parte de los vegetarianos (sea cual sea su forma de vegetarianismo) son personas vinculadas o simpatizantes de movimientos denominados "antisitema" (ya sean comunistas, anarquistas, hippies, teóricos de la conspiración...).

Para mí un vegetariano no debería comunicar sus ideas gastronómicas a viva voz. La comida es un acto social y a la vez privado. Yo, no me importa declararlo, soy omnívoro, y mucho, he probado cosas como serpiente, cocodrilo, canguro... realmente intento probar todo tipo de platos (se excluyen aquellos realizados con animales en peligro de extinción), soy uno de los pocos que cuando leyó 20.000 leguas se quedo pensando en como sería eso del "estofado de delfín" que se menciona en el libro.

Señoras y señores, seamos serios, el vegetarianismo es una elección personal, que extendiéndose podría llevar a la extinción de animales como los cerdos.

Los cerdos no existen en libertad, y se crían sólo para carne (a diferencia de las vacas), por lo que un mundo totalmente vegetariano vería eliminado la especie cerdil de la existencia... porque.. para qué criarlo??? (lo mismo se puede aplicar a los toros de lidia, pero en referencia a la tauromaquia).

Ruego señores que piensen en esto por el bien del cerdo y del jamón serrano.