lunes, 21 de mayo de 2007

Los Otros Cernunnos


A continuación realizo una revisión sobre las diferentes deidades que a lo largo de las civilizaciones han ocupado puestos en las diferentes mitologías similares al que ocupa el Dios en las creencias Wicca. Sus ámbitos geográficos abarcan lugares tan diferentes como Egipto, Norte Europa, Península Italiana, Galos.

Los Otros Cernunnos

Sokar (Sokaris)
Esta deidad egipcia, cuyo nombre es la trascripción griega del egipcio Seker (Sokar, Sokaris), fue indudablemente en sus orígenes un dios de la vegetación para pasar luego a ser la divinidad de los muertos de la necrópolis de Menfis (¿a alguien le suena esto?). Aquí en forma de una momia verdosa con cabeza de halcón, se adoraba en un santuario llamado Ro Stau, "las puertas de los pasillos", que comunican directamente con el mundo inferior. Identificado pronto con Osiris, Sokaris canalizó hacia este dios la devoción de sus adoradores locales. Así lo vemos invocado en Menfis con el nombre de Sokar - Osiris; finalmente la gran divinidad funeraria de esta localidad acabó llamándose Ptah – Sokar – Osiris.

Se le representaba sentado sobre un trono con el Uas[1] y el Ankh[2] en las manos, y posteriormente, a partir del Reino Nuevo, como halcón, o como momia con cabeza de halcón, corona atef y sentado sobre una piedra.

Con el ascenso de Osiris, Sokar se convirtió finalmente en una deidad plutónica, Señor de Duat (el Infierno), mientras que Osiris era el Señor de Amenti (una especie de Campos Elíseos).


El Woden Celta (Odín, Wotan)
En el sur de Inglaterra, una oscura figura permanece en las sombras, vigilando; envuelto en una capa de un negro mortal, su rostro está cubierto por un sombrero, revelando sólo un ojo lleno de sabiduría y su descuidada barba gris. En su mano lleva una antigua lanza, grabada con extraños símbolos angulosos, (Runas). En la distancia, dos Lobos, y un par Cuervos volando a través del rostro de la luna sobre él. Para cualquier Anglosajón de dicho periodo esta descripción sólo podía ser la de Woden.

Para los antiguos celtas era muchas cosas; Dios de la Muerte; Señor de la Cacería Salvaje; Dios de la Sabiduría, la Magia y Señor de las Runas; chamán y hechicero, y Padre del Cielo.

El mito relata que 'el Supremo' (Odín) colgó durante nueve días y nueve noches, sin comida ni agua, y fue finalmente atravesado de parte a parte por una lanza. Como resultado de este sacrificio obtuvo el conocimiento de las Runas (Misterios) a cambio de uno de sus ojos. Esto refleja su figura como dios de la magia y la hechicería.

Mirando a Woden desde una óptica Wiccana, tenemos a una deidad masculina representativa del Elemento Aire, adecuado para sus aspectos mercuriales. Una deidad de prácticas chamánicas, incluyendo ritos de auto sacrificio para dominar los misterios, particularmente las Runas; una deidad de práctica Rúnica. En conclusión, es el arquetipo del "Mago", completado con sombrero, cayado (en este caso una lanza) y capa.


El Woden Nórdico (Odín, Wotan)
Originariamente era un dios Ctónico y de las tormentas nocturnas. Se le imaginaba cubierto con una ancha capa, con un sombrero y subido en un caballo con el que recorría el cielo persiguiendo una caza fantástica. Por eso conservó su papel en las leyendas de la Cacería Salvaje y su función de guía de las almas y de los aparecidos.

No era un dios de la fuerza bruta sino un dios intelectual, que inventó las runas, era mago e inspiraba a los poetas y se le comparó con Mercurio. Luego llegó a ser el dios del cielo al suceder al dios Tyr, con su manto azul oscuro y su único ojo (el sol o la luna). Llegó a ser el dios supremo y Padre del Cielo.

Era un dios hermoso, elocuente, poeta, que tenía el poder de transformarse en todo cuanto quería, cuya sola presencia en la batalla ensordecía y volvía locos a los enemigos. Conocía formulas mágicas que sanaban y hacían inservibles las armas de los enemigos, calmaban las tempestades y encadenaban o rompían cadenas. Poseía un licor mágico que otorgaba la sabiduría.

Vivía en un palacio, el Valhalla, donde se reunían con él los guerreros muertos que se habían distinguido por su valor. Allí el tiempo pasaba entre juegos bélicos y festines.


El Mercurio romano
Mercurio, el mensajero de los Dioses, muestra su verdadera naturaleza en las antiguas esculturas Pelásgicas, donde no se mostraba como el joven Dios volador de los Romanos tardíos, sino como un hombre barbado de mediana edad (similar a Woden) con un eminentemente larga capa.

fue al contactar los romanos con la cultura griega cuando el Mercurio Psicopompos cambió su forma y naturaleza por la imagen juvenil que tenemos actualmente; pero cuando alguien se refiere a "misterios herméticos" lo que hace es referirse a la deidad romana primitiva.


Cerunnos (Cernunnos)
Pertenece a la mitología gala, llamado El Cornudo a causa de que su frente estaba provista de una formidable cornamenta de ciervo.

Iba acompañado por una serpiente con cuernos de carnero (símbolo de fertilidad y regeneración ctónica), y en ocasiones, incluían junto a él diversos animales, tales como osos o lobos al fondo de la composición. A veces se le representaba también sentado en postura búdica, con las piernas cruzadas.
Dominan en su figura las ideas de fertilidad ctónica, regeneración y prosperidad para los hombres. Es el dios fundamental de la noche y de la muerte. Sus cuernos simbolizan el creciente lunar.

Era una de las deidades más representadas en los antiguos relieves celtas y su iconografía es una de las menos contaminadas por las influencias romanas. Su culto está atestiguado en relieves del siglo IV AC.

Los Galos creían que el dios de la muerte proporcionaba la vida y el alimento a sus crueles adoradores, a cambio de víctimas inocentes, incluidos sus propios hijos. Todos los Galos se creían por ello descendientes del dios de la muerte.

Al contar un espacio de tiempo utilizaban como unidad la noche y no el día. Cuando calculaban las fechas de nacimiento, el comienzo de los meses y de los años, siempre tenían cuidado de colocar a la noche por delante del día, porque según sus ideas era esta la que precedía al día. Así también los dioses de la muerte y la noche precedieron a los de la luz, el sol y la vida en la mitología.

[1] Es el cayado del mago egipcio.
[2] La Cruz Ansada, símbolo de la vida.