domingo, 3 de abril de 2011

Archivo 006 de HTSC: Tipos de Brujos, tipos de Magia(k)


Las posibilidades de clasificación de los practicantes de la Antigua Religión son casi infinitas, aunque partiendo de mi propia experiencia describiré una clasificación basada en las prácticas individuales, no en los covens ni en las tradiciones; este tipo de clasificación puede parecer sintética y antinatural para algunos, pero es eminentemente práctica, pues se basa en las especialidades personales del individuo, así el hecho de perteneces a un grupo o coven de sanación no está reñido con que en él haya gente con diversas especialidades, de hecho, es recomendable tener en un grupo al menos un miembro de cada uno a de las especialidades más importantes.

Herbolario / Jardinero: su especialidad son las plantas, su cuidado, recolección, preparación y métodos de utilización de las mismas. Esta especialidad es muy recomendable para los que viven en el campo, y para aquellos con un "don natural" para las plantas.

Experto en piedras y minerales: con bastante relación con el anterior, es también una especialización muy práctica, que implica un cierto trabajo de campo, recogida de piedras y minerales y el estudio de sus formas de utilización.

Las dos especialidades anteriores no deberían confundirse con el llamado Artesano. ésta es una especialidad genérica que se puede subdividir según el material que se trabaje e implica la realización de herramientas, útiles, talismanes, ropajes... Es muy común que un brujo posea al menos un objeto realizado o modificado por uno mismo, pero esta especialidad va más allá, un artesano es algo muy demandado por muchos grupos, principalmente en el trabajo en madera (varas y varitas) y la confección de vestuario para los ritos (túnicas). Tener un artesano de mano es como tener un tesoro para aquellos que no disponen de la habilidad manual necesaria para realizar ellos mismos sus útiles.

Bibliotecario: ésta es una función más propia de estar en un coven que de un solitario. Un bibliotecario no es sólo un archivero ni un secretario, es un buscador de textos,;en estos días es fácil encontrar en Internet megas y megas de datos, pero muchas veces hace falta filtrarlos, separar el grano de la paja.
Un buen bibliotecario no elimina nada, lo archiva y lo estudia, extrayendo lo importante, ya sean textos de la Golden Dawn como obras descatalogadas de Gardner y Buckland. Fuera del mundo anglosajón (EEUU y UK) es muy difícil encontrar material de calidad en lengua vernácula así que un buen dominio del inglés es casi indispensable.

Me paro aquí un momento para aclarar que esta clasificación no es excluyente, y un experto en hierbas puede ser además un bibliotecario muy capacitado, o un vidente ser un hábil artesano.

Sanador: es un tipo muy común, el experto en curaciones (y muchas veces también un hábil herbolario), que puede venir tanto de practicas de Reiki como del uso medicinal de hierbas y plantas.

Videntes: he conocido a muy poca gente que dice tener esta capacidad de forma innata. La mayoría se especializan en un método de adivinación (normalmente el Tarot), otros practican varios y los menos poseen una capacidad innata que les permite "ver" literalmente el futuro.
Debe diferenciarse claramente las capacidades entrenadas de las innatas.

Más infrecuente es el Psíquico, que puede ser Empático, con una afinidad natural que les permite percibir las emociones y estados anímicos de los demás, o Telépata, es decir, que puede leer pensamientos o transmitirlos propios a otras personas.

Otras clases vienen dadas por la especialización a la hora del uso de un elemento o instrumento. Así hay brujos del fuego, del aire, del agua o de la tierra, los cartomantes o los que son hábiles con el péndulo son otras clasificaciones de este tipo.

Brujos (y brujas) del mar y los de los bosques son dos grandes calificaciones que vienen dadas por el lugar donde se reside, el cual condiciona la propia práctica (residir en una ciudad costera hace mucho a la hora de inclinar la balanza por ser un brujo del mar).

Esta clasificación (breve y posiblemente incompleta) no evita el hecho de que sea cual sea la especialidad de uno no puede limitarse a ignorar las otras ramas del Arte.

He dejado para el final, tal vez de forma inconsciente, la especialidad más particular, la de aquellos que han logrado prescindir de herramientas en sus prácticas. ya se les llame "Creadores de sigils", "Practicantes de Hekau" (magia de la palabra del Antiguo Egipto) o "Mágicos de la mente", su escasez es solo comparable a sus capacidades mágicas.