sábado, 28 de abril de 2012

Unos Versos (Completo)


Unos Versos

¿Quién se sentará sobre tus rodillas castas?
¿Quién osará mancillar tu sagrado regazo?
Oh caliente hembra de insaciables apetitos,
Súcubo de pasión que en tus garras exprimes
Miembros y corazones para drenar sus jugos.

Te contemplas a ti misma
Deleitando tu pecadora mirada
En tus propias carnes traspasando
Los límites de la moral y los cierres
De tu ropa con tus manos para alcanzar
Tus más recónditos lugares.

Tú, pecadora, que provocas en mí
Esas pasiones impías, sucias,
Manchadas, de polvos y pajas, y hambre
Obscena y pecadora por tu carne y sed
De tus más privadas humedades.

******

Déjame arrancar una vez
Un gemido de esos labios,
Un beso que no muerda ni desgarre,
Un placer que no me mate,
Un recuerdo que no se extinga.

Quiero follar, follar tu cuerpo
Y como minero exhausto
Habiendo obtenido mi recompensa
De líquido áureo de tu vientre, descansar
Sobre las montañas de tu cuerpo.

Pienso en ti, en imágenes y recuerdos,
Quiero que me arranques la ropa
Y entregarme a tus garras y pasiones
Viscerales que duelen y queman
Como masas de magma ardiente.

Y arder de pasión junto a tu cuerpo
Bajo él y sobre él, y morir feliz.
Quiero correr el riesgo, otra vez,
Estar contigo, junto a ti en alma
Y por fin… en cuerpo.

Tengo hambre de tu hambre,
De tus palabras lascivas,
De tus fantasmales besos dentados,
De todo, en fin, lo que te hacer ser tú
Pues no quiero a otra, solo a ti.

Loba, te delitas con mi dolor,
Con mi sufrimiento puro,
Haces de él tu obsceno lago
Donde te sumerges a disfrutar
Del dolor causado y el placer obtenido.

Quiero calentarte, quiero azotarte,
Darte todo tu merecido (todo entero)
Y llenarte por completo
Hacerte por una vez dejar
De ser señora para ser esclava.